martes, 17 de abril de 2012

CONSEJOS PARA PADRES DE PÁRVULOS


No espere que su hijo pequeño se quede sentado y quieto con un libro
Los niños en edad de caminar necesitan
MOVERSE, y no debe preocuparse si teatralizan
los cuentos o sencillamente brincan, juguetean o
se revuelcan mientras usted les lee. Si bien están
en movimiento, están escuchando.
Haga rimas, cante canciones y cometa errores!
Haga una pausa para que su hijo pequeño complete una frase o recite un estribillo. Cuando el niño conozca la rima o el patrón, cometa errores a propósito para que el niño lo descubra.
Escoja libros entretenidos
Los libros con animales o máquinas invitan al movimiento y a hacer sonidos. Los libros troquelados o con distintas texturas para tocar
mantienen las manos ocupadas. Los libros con
ilustraciones detalladas o elementos recurrentes
ocultos en los dibujos son excelentes para
investigar y debatir.
Haga de la lectura una actividad breve, sencilla y frecuente
Léale a su hijo con expresión y humor. Use diferentes voces al leer. ¡Hágalo más divertido!
Proponga juegos que incluyan nombrar cosas, describir y comunicar
Arme un zoológico con todos los animales de
peluche. Proponga una carrera con los autos de
juguete. Deje que su hijo dirija el juego y haga
muchas preguntas.
Todos los días son una aventura para los niños pequeños
Escoja libros sobre sentimientos y experiencias
cotidianas. Su hijo identificará con los personajes
cuando se visten, comen, van de visita, duermen
una siesta y juegan.
Haga preguntas
Tómese tiempo para escuchar las respuestas de su
hijo. Los niños pequeños tienen opiniones firmes
e ideas interesantes acerca del mundo. Incentive
a su hijo para que le cuente sus ideas. Así, lo
ayudará a desarrollar destrezas lingüísticas y,
al mismo tiempo, descubrirá qué motiva a su hijo.
■ Juegue con sus preferencias
Lea sus cuentos preferidos una y otra vez.
Busque libros sobre las cosas que más le gustan
a su hijo: trenes, animales, la luna. Estos libros
pueden ampliar la capacidad de atención de su
hijo y fomentar el entusiasmo por la lectura.
¿No se divierte?
Pruebe con otro cuento o en otro momento del
día. Leer con un niño muy pequeño se trata principalmente de construir experiencias positivas
con los libros, no de terminar cada libro que
empiezan a leer.